martes, 8 de diciembre de 2015

SILINCODE, pulseras identificativas QR para niños, alergias, enfermedades crónicas y deportistas al aire libre.

Esta primavera me topé con unas pulseras identificativas que llamaron mi atención, de tal manera que me puse en contacto con la marca interesándome por ellas. Poco después, y gracias a la amabilidad de Silincode (empresa pionera en el sector) recibía en mi casa varios ejemplares de muestra.
Desde entonces no han salido de nuestras muñecas.


¿Porque llamaron tanto mi atención estas pulseras identificativas? Pues porque iban más allá del espacio para poner un teléfono y una alergia o enfermedad.
Hace unos años que el niño tenía una pulsera identificativa, donde constaban su nombre y mi móvil con el prefijo +34 para señalar de algún modo el idioma del crío si este se perdía de vacaciones por ahí. No podíamos pedirle mucho más a la pulsera, en el momento nos dio mucha seguridad ya que en caso de perdida no corría riesgo de perder los datos (iba ajustada con cordón con doble nudo) o que estos se borraran. Hay muchas familias que cuando acuden a eventos o lugares con una gran multitud de personas improvisan escribiendo su teléfono en el antebrazo del niño o introduciendo su tarjeta en un bolsillo.
Como decía a nosotros, en el momento, nos sirvió y dio mucha tranquilidad. Pero claro, nosotros no necesitamos un espacio extra para incluir una posible enfermedad o alergia.
Llegados a este punto es lo que me convenció de las pulseras identificativas Silincode. Estas pulseras no tienen un espacio donde apuntar los datos, evitando así que queden a la vista de cualquiera. En su lugar tienen un código QR. Son esos cuadraditos que suelen estar a pie de página en anuncios de revistas, marquesinas, cajas de productos, etc. Mediante un teléfono móvil, y una aplicación de lectores QR podemos de forma rápida la información que ese cuadrado en particular tenga subida. Te enlazan con una página web donde bien puedes ver una descripción del producto que la lleva, un vídeo explicativo, opiniones, páginas de redes sociales... Imagina llevar todo el contenido de este blog en la muñeca...
Silincode además de la pulsera te ofrece ese espacio donde almacenar tus datos. Al leer el código de la pulsera con tu teléfono este te abre un link en tu navegador donde aparece una ficha con los datos que hayas querido apuntar.

Los datos están divididos en varias secciones, las primeras para ver los datos importantes de un vistazo. De esta manera podemos ver la foto de la persona que estamos atendiendo (para asegurarnos que es la misma), junto a su grupo sanguíneo, su nombre, apellidos, sexo, edad, altura y peso.
Justo debajo de esta información podemos ampliarla con otros datos también de vista rápida donde podemos indicar si la persona es donante de órganos, si no admite transfusiones de sangre y si lleva marcapasos. De esta manera, en el primer vistazo y en caso de emergencia los servicios sanitarios pueden tomar las decisiones oportunas. Porque esta pulsera no solo sirve en caso de que los niños se pierdan; también sirven para ampliar la información sobre sus posibles alergias  y enfermedades, incluso fobias o manías. Me parecen esenciales no sólo para niños sino para cualquiera persona que sufra de alguna enfermedad, o incluso para personas sanas que suelen salir a practicar deportes al aire libre o circulan por carretera.

Además de la información que ya hemos comentado y que podemos ver de un solo vistazo, hay tres pestañas más para ampliar nuestro historial médico y facilitar a los servicios de emergencia nuestro socorro.
La primera pestaña es la de alergias, donde apuntaremos las que tengamos o como en el caso de mi hijo indicar que no consta de ninguna conocida.
La segunda pestaña es la de medicación, donde podemos anotar toda la medicación que estamos tomando, sus dosis y todo lo que consideremos apropiado de indicar sobre ello. Esta pestaña no sólo es vital para un caso de emergencia y que no mezclen medicaciones contraindicadas. También es una buena herramienta para personas que toman una gran cantidad diferente de pastillas y les cuesta recordar sus nombres y/o dosis de cada una a la hora de enumerarlas en una visita médica.
La tercera pestaña es el historial médico en sí. Donde puedes indicar la enfermedad que padeces o padeciste para que sea tenida en cuenta a la hora de valorarte en caso de emergencia.

Seguidamente la ficha nos marca en rojo un botón de llamada directa al 112, número de emergencias. Si la persona que escanea la pulsera tiene activado el posicionamiento de su móvil, además le indicará el punto casi exacto donde os encontráis para que quien te esté socorriendo y haya leído tu pulsera no pierda un tiempo vital en la búsqueda de la calle y número para que acuda la ambulancia.

Debajo de ese apartado hay espacio para poner los teléfonos de las personas que quieres que sean avisadas en caso de emergencia. Yo he apuntado el parentesco junto a los números para ayudar a la persona que llama a abordarte sobre la emergencia que está ocurriendo.
Después de ese hay otro apartado denominado documentación, donde puedes añadir archivos de imagen tales como informes médicos, DNI, radiografias...

Y ya para terminar, por si nos pareciese poco todo el contenido que podemos introducirle, hay un apartado indicado como "información adicional" donde por ejemplo podemos indicar manías del niño, fobias, canciones o trucos que le ayudan a calmarse, etc. En nuestro caso he añadido una nota donde pido por favor que una vez escaneada la pulsera llamen lo más rapidamente posible a uno de los telefonos indicados, ya que al ser escaneado el código el sistema manda un e-mail de aviso a las direcciones de correo electrónico que hayas especificado, indicando que dicha pulsera acaba de ser escaneada.
A mi esa opción me da una tranquilidad extra.

Todos estos datos pueden ser modificados desde tu área personal en my.silincode todas las veces que quieras y cuando lo consideres necesario, como por ejemplo en los cambios de medicación.

Como comentaba. desde que entró en nuestras vidas no han salido de nuestras muñecas, se han vuelto indispensables en nuestro día a día, sobretodo a la hora de salir con las bicicletas.
Me consta que muchos sanitarios de ambulancias la tienen en cuenta a la hora de una emergencia, incluso vi un video de uno de estos sanitarios donde recomendaba y pedía que la gente llevase una, ya que les facilitaba mucho su trabajo en caso de emergencias. Y es que no es por que ellos no se compliquen, sino porque de ello puede depender tu vida.
Por eso desde que las conocí hablo de ellas a todo el mundo e intento darle difusión para que el máximo de gente la conozca (no, no me llevo comisión alguna). Sobretodo que las conozcan los cuerpos de emergencias, la tengan en cuenta y que sea de lo primero que miren al encontrarse con alguien inconsciente o semiconsciente. No como pasa con muchas medallitas o esclavas que llevan el nombre por delante y en su reverso una alergia o enfermedad que debiera ser tenida en cuenta y que nunca tienen en cuenta porque se confunden con joyas corrientes, cuando no se han perdido en medio de la emergencia.

La pulsera del niño es de silicona, la mayor pega que le veo, es que sino estás familiarizado con estas pulseras pueden pasar por una pulsera propagandistica más que tanto se pusieron de moda. No llama mucho la atención el SOS y SCAN ME que lleva grabado y queda por debajo. De ahí que cuanto más se conozca, mejor.

La de la izquierda perdió el color como cuando se lo come el sol
Como decía, no se la ha quitado desde que nos llegó en primavera. La ha trotado muchísimo; la ha retorcido entre sus dedos jugando con ella mientras prestaba atención a otras cosas, mojado, sudado, restregado por la tierra del parque... Y ha aguantado sin problemas, solo perdió un poco de color,
pero creo que vino defectuosa ya que le pasó poco menos de dos semanas después de tenerla. Como me equivoqué de talla al pedirla me daba miedo de que la perdiera, así que pedimos una más pequeña que nuevamente y muy amablemente nos facilitaron desde Silincode, al recibir la nueva la diferencia de color era mucho más visible y esta a día de hoy sigue como el primer día, con el mismo trote que tuvo la otra, pero sin haber pedido tono. El código QR, que viene protegido con una capa como de gel, sigue en perfecto estado tanto en una como en la otra, aunque dicha capa de gel parece haber desaparecido casi al completo.

Ahora yo tengo dos pulseras. La que le iba grande al niño que heredé, y la de velcro que nos mandaron la primera vez.
La de velcro tiene doble seguridad, ya que además del velcro pasa por una hebilla, por lo que en el remoto caso de que se abriera la pulsera esta no caería al suelo puesto que se mantiene redonda alrededor de tu muñeca. El problema es que mis muñecas (igual que las de mi cachorro), son de canario y la pulsera de velcro en el tope de su cierre me queda un pelin suelta y me incomoda algo. Tanto la placa metálica donde esta lleva grabada el código QR como la propia hebilla son un pelín grandes para mi ridícula muñeca.
Siendo de nylon no me gusta mucho si tuviese que mojarla en la playa o piscina, aunque indican que los soporta sin problemas (ahí no puedo valorar ya que este año no hemos podido pisar ni playa ni piscina), pero la sensación de llevar algo húmedo en la muñeca no me agrada mucho, ya me ha pasado alguna vez al lavarme las manos. Para el agua prefiero la de silicona que seca al instante, aunque no es que se quede mojada o tarde en secar. Maniática que es una, y teniendo la otra opción pues depende de la ocasión uso una u otra. Porque, nuevamente con mis manías, la de silicona me incomoda con la ropa. Para mi gusto queda muy tiesa, no se adapta de la misma manera que lo hace la otra. Y entre tú y yo... que nunca me gustaron ese tipo de pulseras que tan de moda se pusieron. Pero para ir identificada a la playa me es ideal.

Además de los dos tipos de pulseras nos mandaron una placa para mascotas y un adhesivo para cascos.
Debo decir que la placa de mascotas no ha tenido el mismo rendimiento que las pulseras, quizás hayan sido diseñadas para perros de ciudad y no hayan tenido en cuenta a los perros todo terrenos como el nuestro. O quizás estaba defectuosa. La cosa es que sobre las dos semanas ya pudimos apreciar como si se hubiese colado agua, como cuando los libros forrados se mojan y se ven en los bordes las manchas... Y la superficie se rayó bastante.

  

El adhesivo para el casco no lo hemos estrenado aún ya que estamos pendiente de reemplazo y me sabe mal pegarla para acabar desechando el casco en poco tiempo.
Esta pegatina me parece indispensable para todo motero, en caso de accidente es mucho más fácil de ver que una pulsera que seguramente quede tapada por la cazadora. Tiene el tamaño justo para llamar la atención sin romper la estética del casco, su color amarillo ayuda a su fácil localización.

Eso lo echo de menos en las pulseras, pueden pasar bastante desapercibidas a pesar de llevar la palabra SOS y SCAN ME grabadas o ESCANEAR EN CASO DE EMERGENCIA en el cierre de la pulsera de velcro. A mi gusto deberían ser de otro color más llamativo, como la pegatina QR.

Quizás estés pensando que estas pulseras llevan demasiados datos personales susceptibles de ser leídos por cualquiera, pero hay que tener presente que para escanear un código QR has de hacerlo a poca distancia del código y que este no se mueva. Es casi imposible que alguien te escaneé la pulsera sin tu consentimiento, a no ser que te encuentres dormido por ahí, cosa que por tu propia seguridad no deberías hacer, que si pueden acercarse tanto como para escanear tu pulsera, a saber que otras cosas podrían hacerte.

Pues hasta aquí nuestras impresiones, ¿que te han parecido? ¿las conocías? Cuéntame ^_^


-Entrada patrocinada-

Enlaces de afiliado:

Muchas gracias a Cristian y a su paciencia infinita

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Calendario de Adviento Playmobil. La cuenta atrás para Navidad

Hace cuatro años (y cuatro días) empecé este blog con la idea de enseñar lo que contenía un cajón cualquiera de mi hogar. Y lo hice hablando de nuestro calendario de Adviento rellenable y reutilizable (puedes verlo aquí).
Hoy vengo a hablaros de otro calendario de Adviento que tuvimos, junto al de los calcetines, el año pasado.

¡El Calendario de Adviento de Playmobil!


Cada año intento rellenar los calcetines, en la medida de lo posible, con diferentes sorpresas. Sobretodo la última, la del día 24. Siempre busco algo relacionado con la Navidad. Hemos tenido el típico bastón de caramelo, piruleta en forma de árbol de Navidad, Papa Noel relleno de caramelitos, mini bolita de nieve con Santa Claus...
El año pasado pensé en ponerle un Playmobil de Papa Noel con su trineo (o más bien un mini pergamino que le indicara donde coger su sorpresa). Lo había visto en una tienda, venía en un pequeño maletín; pero ya no estaba. Así que me puse a buscarlo por internet y en su búsqueda me apareció el Calendario de Adviento de Playmobil.

Tuve la suerte de pillarlo de oferta, con lo que salía casi que por el mismo precio que el maletin que había pensado y venía con el mismo trineo más otro montón de figuritas y complementos. Pensaréis que no me lo pensé dos veces, pero sí lo hice, me costó tomar la decisión de comprarlo ya que en casa hacemos el otro calendario y ya tenía todas sus sorpresas compradas, pero... ese me parecía tan molón...

Al final, tras unos días de darle vueltas me decidí a cogerlo. Cuando llegó a casa y lo vi casi me da un pasmo de la emoción (adoro los Playmobil), la foto engaña y al natural se veía enorme y robusto. Hay, hay, hayyyyy, lo que me costó mantener la calma y no ir corriendo a enseñárselo al niño y guardarlo como sorpresa hasta el día 31 que se lo colgué junto a los calcetines. Me gustó tanto y lo vi tan molón que al día siguiente de recibir el nuestro pedí otro para mis sobris.
Viene junto a un escenario en cartón, de esos que se troquelan y hacen un poco de 3D, que representa el taller de Santa Claus.
En la parte trasera del calendario, como en todas las cajas de Playmobil, vienen las fotos de la totalidad de su contenido, por lo que mejor mantenerla oculta para no quitarle emoción. Tiene un pequeño troquel que sirve para colgar de un gancho. Nosotros descolgamos un pequeño cuadro para colocar en su lugar el calendario nuevo.
Cada día, por la mañana abríamos un calcetin, y al medio dia una ventanita de Playmobil.
No recuerdo (ni tampoco os iba a hacer spoiler) las diferentes figuritas que traían ni su orden, pero para que os hagáis una idea un día puede saliros un muñeco, otro una bolsita con un par de juguetes, otro un cesto, o una bici, un reno...
Así poco a poco puedes ir montando el taller de Santa Claus.


Ellos se ponían como locos con cada figurita que sacaban, y se pasaban la tarde entera jugando con el resto de sus Playmobil y el escenario de cartón. Y cuando descubrieron el trineo (que fue el culpable de llevarme a la compra del calendario)... casi mueren de la emoción.

Este año estuve mirando de comprar uno nuevo, pero el otro escenario navideño era un salón con su árbol, sus copas... y de eso ya tiene unas figuras parecidas; y los otros calendarios que tienen no son temática navideña por lo que este año no habrá doble emoción a la hora de hacer la cuenta atrás para la llegada de la Navidad y la verdad que con el éxito y lo que disfrutaron el año pasado, me sabe un poquito mal perdérmelo, porque sinceramente... disfruto yo más que ellos. ^_^

¿Vosotros lleváis la cuenta atrás para Navidad con algún calendario?

-No es una entrada patrocinada-

Enlaces de afiliado:

sábado, 21 de noviembre de 2015

Moon Sand, castillos de arena dentro de casa con la arena cinética.

Hoy nos hemos creado un pequeño cajón de arena...

Hace bastante tiempo que conocía este tipo de arena pero por unas cosas u otras siempre la iba postergando. Hasta hoy, que en una tienda tenían una expositora con orificios para introducir los dedos y apreciar el tacto de la arena.

De arenas cinéticas (o mágicas) hay de varias marcas y entre ellas se aprecian cambios en su tacto. No recuerdo de que casa era la del expositor, pero era mucho más suelta que la Moon Sand ,de la casa Spin Master, que hemos comprado.

Hemos cogido una cajita de Moon Sand Construction. Nos ha costado 10€ y trae 560g de arena (280g de color gris oscuro y 280g de un tono blanco roto) un molde de baldosas para el suelo, un molde de ladrillo para las paredes, una apisonadora y un martillo neumático para que los use el obrero que también viene incluido. Con lo que le gustan las obras y los paletas no ha podido ser más acertada la cajita. Era la única que quedaba en la tienda con un precio tan económico, las otras no bajaban de 25€ con sus maletines, y montón de moldes y estando las Navidades a la vuelta de la esquina no está el horno para muchos bollos, pero con el invierno polar a la vuelta de la esquina y el viento que nos azota, me ha parecido interesante darle una actividad diferente dentro de casa. Y de momento la cosa ha funcionado ya que lleva casi seis horas liado con la arena.

Si es que a los niños les pirra eso de tirarse al suelo y apilar montones de arena, pasárles los coches por encima para destruirlos, intentar hacer castillos (aunque en el parque y sin agua es casi misión imposible), hacer murallas para batallar entre sus muñecos...

La Moon Sand es bastante compacta a comparación de la que hemos tocado o visto en algunos vídeos. Esta no se deshace o escurre entre los dedos; me recuerda a la masa de galletas antes de que llegue a estar ligada, pero sin pegarse. En ese sentido me he llevado un poco de chasco, las otras recuerdan más a la arena de la playa, aunque quizás eso conlleve a que sea más difícil manipularla para hacer las figuras con los moldes. Con la que hemos comprado no hay problema alguno (no quiero decir con ello que con las otras sí); aunque al apretar ligeramente con los dedos se desmorona, es muy curioso ver como al darle un poco de forma, incluso con las manos, te aguanta y salen de los moldes perfectos, y no solo eso sino que puedes cogerlos y moverlos o amontonarlos sin ningún tipo de problema ni un cuidado especial (bueno, sin apretar, claro) y que la figura aguante.


No es que manche, aunque tampoco voy a decir que no ensucia. Se recoge bastante bien apretando con una bola de arena sobre la superficie, pero si los niños van a lo loco quizá caiga arenilla por el suelo u otros muebles. No se ve, pero al pasar la mano notas eso, como restos de arenilla.
Se la he puesto en una pequeña bandeja de cartón, tiene los bordes más bien altos y aún y así por debajo de ella he notado restos. Imagino que con un paño húmedo y la mopa se recogerá bien, no deja de ser arena.
Tengo que darme una vuelta por la tienda multi precios para ver si encuentro algún contenedor tipo bandeja, bajito y con tapa. Porque en la de cartón entre que se cuela en los ángulos y que no tiene tapa pues no es muy práctica. Con el tupper no se colará la arena en las juntas de los ángulos y tiene la tapa hermética para cerrarla sin más una vez que se canse de jugar. Ya estamos pensando crear con ello una playa para los Playmobil (tenían cubo, cedazo, rastrillo y pala pero no tenían arena para usarlos, ahora ya tienen el kit completo, jajaja).

Os dejo este vídeo donde hacen una comparativa entre seis arenas cinéticas diferentes para que veáis como pueden diferir unas de otras, aunque todas igual de divertidas y entretenidas para los niños:



¿Conocías la arena cinética, la habéis probado? ^_^

-No es una entrada patrocinada-


Enlaces de afiliado:

domingo, 25 de octubre de 2015

Abatons de Panini, juegos y colección todo en uno.

Sobre la cajonera del niño encontramos su bolsita de Abatons.

Hace unas semanas al ir a comprar unas libretas, en el escaparate de la papelería, vi un cartón de estos promocionales del primer número de alguna colección que me llamó la atención. Tenía una gran bolsa sorpresa y una Guía completa en formato revista.


El sobre sorpresa indicaba contener ocho Abatons para empezar la colección, un Abaton dorado, un set de conectores y una bolsa para guardarlo todo. En la revista pude observar que tenía varias posibilidades de juego y que podían hacerse construcciones con ellos, gracias a los conectores que venían.
Nunca he sido muy fan de las colecciones de patio de colegio, en parte por la discriminación de clases sociales que pueda conllevar ya que no todas las familias pueden permitirse el gasto, y en parte por incentivar el consumismo comprando algo por el simple hecho de tenerlo sin más uso que el de tenerlo puesto en la estantería.
Pero esta colección me pareció muy interesante porque aportaba juego; juegos como los de antaño, de tirarse al suelo y cultivar habilidades de psicomotricidad fina y coordinación mano-ojo. Que parece que si no sale en la tele ya no se puede jugar a ello y los niños han olvidado las chapas, canicas... y no será porque el mío no lo haya intentado.
Es cierto que si echas cuentas con menos de la mitad de lo que sale la colección puedes conseguir muchos juegos parecidos, pero no tienen el añadido de la emoción del sobre sorpresa y su sociabilidad, que aunque me cueste admitir y no esté muy de su lado, es algo que a los niños les gusta. Si cierro los ojos todavía recuerdo la sensación de ir al kiosco con 50 pesetas a comprar cromos y chuches. Y la emoción que sentía mientras habría el paquete, con las posteriores horas muertas en el parque mirando e intercambiándolos con los chavales del barrio.
Así que he claudicado y le he dejado comprarse algunos sobres.
No creo que acabemos ni media colección, pero mientras tenga un puñadete con el que poder jugar a tirar torres y hacer alguna construcción ya tenemos de sobra. Y así de paso aprende el valor del dinero y el esfuerzo que conlleva ganarlo y reunirlo.
El niño estaba que no cogía en sí de la emoción y fue corriendo a abrir la hucha para sacar los 9€ que vale el cartón Starter Pack.
Los sobres sorpresas pequeños valen 2€ y tienen dos Abatons (1€ cada figura) y sus pegatinas para poner en la revista guía que hace sus veces de albúm. Por lo que si puedes permitírtelo vale la pena coger el Starter Pack ya que por 9€ tienes nueve figuras (¡una de ellas dorada!) que es a lo que te saldrían en los sobres pequeños, pero además tienes la bolsita, los conectores y la guía-albúm. Aunque tiene una pequeña pega, y es que las pegatinas que trae para las figuras no son como las de los sobres pequeños, y tampoco incluye las pegatinas para el albúm, ni las pegatinas para la figura dorada, que se queda "desnuda". Un fallo que me parece bastante gordo. 

La colección son 80 figuras diferentes.
Divididos en ocho clanes, cada uno con su poder especial y con diez miembros en cada uno.
  • Koori, poder del camuflaje
  • Gröen, poder del hielo
  • Massakkis, poder de la velocidad
  • Yunga, poder del agua
  • Atalantir, poder de las mareas
  • Icarus, poder del tornado
  • Sakkari, poder del sol
  • Nibbet, poder de la alta montaña

Cada clan tiene todos sus miembros en colores opacos y en transparentes con purpurina, con lo que la colección consta de 160 figuras, a euro por figura... una autentica burrada. Y no solo eso, además cada clan tiene su jefe y estos, además de su versión opaca y transparente tiene su versión dorada, que se supone son los difíciles de conseguir. Y digo, se supone, porque pueden comprarse a parte en una cajita metalica para guardar la colección que trae las ocho figuradas incluidas, o con los sobres gigantes del Starter pack, que incluyen, segura, una figura dorada, todo es cuestión de tener suerte de que no te salgan repes.
Por eso digo que no llegaremos ni a la mitad de la colección, quizás ni a la mitad de la mitad... Me parece demasiado caro, y más teniendo en cuenta que será en un muy breve espacio de tiempo, ¿cuanto tardarán en pasar de moda y dejar de fabricarlos? Cuatro euros semanales me parecen mucho para niños de primaria, eso hacen a cuatro figuras por semana, dieciséis por mes, se necesitan unos diez meses para completar los 168 que conforman la colección, o al menos alcanzar su cantidad, que otra cosa es que no te salgan repes...


Pero a lo que iba, dejémonos de números, con un puñado que tenga él y un puñado que tenga otro, y otro puñado que tenga otro más... pues les da para hacer construcciones, torres, tirarlos, lanzarlos, intercambiarlos, hacer guerras y usarlos de gemas de cristal que les transfieren sus poderes.


Las pegatinas inferiores son un tridomino.
Con las superiores pueden hacer batallas de Abatons, enfrentando uno a uno ganando el de mayor poder marcado con estrellas.
Otra modalidad de juego es la de hacer torres infinitas, las pegatinas superiores también constan de números positivos, negativos y pasa turno, los cuales indican cuantos Abatons ha de poner o quitar el siguiente jugador sin que se le caiga la torre.
Con Abatons del mismo color pueden hacerse equipos para jugar a fútbol como con las chapas, el balón es un Abaton de otro color, el dorado suele ser el elegido.




Con tres círculos de diferentes tamaños a modo de diana pueden lanzarse, o deslizarse por el suelo para intentar conseguir la mayor puntuación e impedir la del contrario, algo parecido a la petanca.








El otro que sugieren desde Abatons es hacer una fila de varias torres e intentar derribarlas con el rebote de un Abaton desde la pared.Y luego la imaginación no tiene límite... el mío, como comenté arriba, los usa como gemas que le dan sus poderes especiales, y se montan batallas ficticias o se unen para salvar el mundo de algún desastre amenazante. En casa lo que más hace es crear estructuras con los conectores. Estructuras que luego intenta derribar en su totalidad con el mínimo de tiros posible.

En la guía-album puedes encontrar todos estos juegos. En ella te explica un poco en que consiste la colección, cuantos Abatons la componen, y como funciona lo de las pegatinas.
Te habla de los diferentes clanes con sus poderes y sus jefes, los cuales añaden alguna frase contando como son. Y luego aparecen todos sus miembros con un espacio para poner su pegatina y un pie de foto donde explica como es ese personaje. Al final de la revista te ponen algún ejemplo de construcción retándote a conseguirlas. En total son treinta y tres páginas.
También puedes echarle un ojo a su página web en AbatonsWorld.com, donde encontrarás toda la información de los diferentes clanes y sus miembros. Si te das de alta introduciendo tu e-mail y un nick, puedes acceder a tu colección, donde con una ficha interactiva podrás ver de un vistazo como lleva la cole. Puedes ver la lista en su totalidad, sólo los tengui, sólo los falti, o sólo los repes que tengas. Te la puedes descargar en PDF para llevarla siempre encima y comentarla con los compis.

Por lo que me comentó un nene del cole, el año pasado habían Abatons, sólo que entonces eran los Totem, ahora son los Animals y atención... que en la revista Panini Kids de este mes anuncian que están a punto de llegar los ¡Abatons Star Wars!
Con los Totem no se pueden hacer luchas ya que esos no tenían pegatinas (nada que un rotu no pueda solucionar en un momento dado) pero para hacer construcciones y jugar a derribos, fútbol y petanca se pueden juntar ambas colecciones.
Por cierto, nunca compramos revistas de ninguna clase pero la de Panini Kids la compramos este mes porque su precio de 3,99€ es un centimo menos que dos sobres de Abatons y traía de regalo una mini moto y dos sobres de Abatons. Por un céntimo menos tienes dos cosas más, hay que mirarlo todo jejeje.

¿Los conocías? ¿Hacéis alguna cole de kiosko? ^_^

No es una entrada patrocinada

Enlaces de afiliado:

viernes, 12 de junio de 2015

Rosa y Trufo, o Trufo y Rosa. Un libro de relaciones para leer del derecho y del revés.

Hoy vamos a sacar un libro de la estantería sobre los cajones del niño.

Topé en una librería con este libro de Thule Ediciones y me enamoré de él al instante. Las ilustraciones de Jutta Bücker me parecieron encantadoras y el relato escrito desde dos perspectivas por Katja Reider me entusiasmó.


El libro trata sobre una historia de amor entre una cerdita, Rosa, y un jabalí, Trufo.
Si empiezas el libro por el derecho o por el revés podrás leer la historia desde la perspectiva de Rosa o de Trufo. Tú elijes que parte quieres conocer primero, porque en toda historia siempre hay dos versiones y más en asuntos del corazón.

A rosa le gustaba ir bajo un manzano y soñar con el amor. Trufo solía ir a soñar con la felicidad.
Un día coinciden en el lugar y se hacen tilin. Ambos corren emocionados a contarlo a sus amigos. Es ahí donde se complica la cosa e influidos por los consejos de ellos empiezan a cambiar de hábitos en un vano intento de gustarle más al otro.
En la primera versión que lees piensas que vaya idiotez la del otro protagonista, ¿a que vienen esos aires ahora? Pero cuando le das la vuelta al libro y lees como lo vive el contrario te das cuenta que en el fondo está sufriendo igual que el primero.
Y es que el dejarse llevar por la gente te hace perder la esencia de ti mismo y más que ayudarte a conseguir el objetivo te aleja de él y te hace infeliz.

Una historia con moraleja que trata sobre las influencias y las apariencias en las relaciones con los demás.

¿Conseguirán Rosa y Trufo arreglar la situación?

No es una entrada patrocinada
Enlaces de afiliado:

viernes, 29 de mayo de 2015

Neverita portátil con hielo. Desayuna fruta fresquita en el cole o trabajo.

Hoy abrimos un cajón de la cocina...

Después de hablar sobre los desayunos de mi cachorro en la entrada del Babypote hoy vengo a enseñar el complemento ideal al Babypote, sobretodo ahora que las temperaturas ya son elevadas.

Y es que con el calor apetece tomarse las cosas fresquitas, sobretodo la fruta.
Pero con estas temperaturas y en una clase con veintisiete personas, por muy fresca que se la pongas a la mañana no va a aguantar hasta la hora del patio.
Cubitos de hielo reutilizables
En la etapa de infantil, entre la fruta ponía tres o cuatro bolas de hielo, de esos cubitos de plástico reutilizables para no aguar los cubatas, con forma de rodajas de limón, naranjas, uvas... más divertido para los niños. Pero debido a su tamaño y temperaturas del aula no aguantaban ni un suspiro.
Rebuscando por las tiendas di con unos minibloques de hielo como los que suelen usarse para la nevera de la playa. Ahora los veo mucho en las tiendas multiprecio, sobretodo en la época de artículos para la playa y piscina. Uno de estos minibloques debe equivaler a las cuatro o cinco bolas de hielo que ponía antes, lo que pasa que al estar todo en una sola pieza el núcleo de hielo es mayor y por tanto tarda más en deshacerse.

El problema venía que debido a su tamaño mayor ya no cogía dentro del tupper junto a la fruta, y si llevaba el babypote tampoco teníamos solución. Así que los recipientes se los ponía en el portabocatas tipo aluminio, como muchas neveritas playeras.
Portabocatas
Los bocatas, galletas, bizcochos, etc. lo conserva bien pero no aísla demasiado del exterior y, aunque no llegaba a comer caliente, a la hora del descanso no le llegaba fresquita de la nevera. Además el año pasado tuvieron un taller en el cole donde hicieron macedonia de frutas y les regalaron un recipiente en forma de manzana con el lema "Dis-fruta-la" en relieve. Y claro, se ha convertido en su tupper preferido y ese no coge en los portabocatas para llevar junto al hielo (aunque de todas formas los otros ya se le quedaban justos en cantidad y uno mayor suponía el mismo problema de espacio).
Y es que la sandía, melón y cerezas, aunque a veces las uso para mezclar y variar sabores del babypote; le gusta tomarlos solos. Y es ahí donde más se nota el uso de los bloques de hielo.

Ponemos los bloques de hielo dentro de una bolsita zip para evitar que la
condensación lo moje todo.
Así que nuevamente rebuscando por las tiendas dí con una mini neverita como las que dan en promoción con algunos batidos en los supermercados. De esas acolchadas que mantienen mejor la temperatura ya que tienen más superficie aislante. Pero de un tamaño algo más reducido. Así ahorra frío, por no tener que enfriar más área, y por tanto hace que el bloque de hielo dure más; con lo que cuando llega la hora del descanso se toma su fruta fresquita. Eso, con estas temperaturas, es un lujazo en plena solanera. Sobretodo si el desayuno consiste en sandía o melón.
Y es que no es lo mismo comerte una rodaja de sandía calentorra, que una fresquita recién sacada de la nevera...


Enlaces de afiliado:

jueves, 14 de mayo de 2015

Vacaciones en familia. Concurso de la Fundación Peres Tarrés


Madresfera y la Fundación Peres Tarrés (creadores de Ningún niño sin colonias) han organizado un concurso donde podemos ganar unas vacaciones este verano en una de las seis casas de colonias que disponen.
Para ello la entrada de hoy va a abrir el cajón de los sueños y deseos para explicar como serían mis vacaciones ideales y así poder participar y tener opción al premio.

Por soñar y pedir podría montar mil y un viajes a parajes desconocidos, selvas tropicales, islas con explosiones de color... ¿quien no ha soñado alguna vez con un viaje a algún sitio exótico?
Pero sinceramente, eso sería muy chulo aunque en el fondo lo que de verdad nos gusta y nos llena es pasar tiempo al aire libre. No nos importa mucho que sea aquí o al otro lado del charco, lo importante es pasar tiempo entre la naturaleza, lejos de ruidos, prisas, contaminación...
Yosemite (California)
Podría decir que nuestras vacaciones ideales serían de acampada, pero no en un camping. Más bien perdidos, en medio de la montaña, rodeados de altos árboles, con un río cercano donde poder pescar y refrescarnos, con prados verdes y animales libres que observar.
Pasar el día recolectando, corriendo, saltando, investigando...Y las noches al lado de una hoguera, bajo las estrellas contando historias, jugando a algo o viendo alguna peli (la naturaleza no tiene porque estar reñida con la tecnología jeje).
Sería algo así como esas acampadas que organizan los padres en las pelis americanas. ¡Ainssss me parecen chulisimas! Que lástima que aquí no se pueda acampar libremente. ¡Como disfrutaría!

Así que tras mucho darle vueltas a las seis casas disponibles para las Vacaciones en familia de la Fundación Peres Tarrés hemos decidido, no sin esfuerzo, que si fuésemos los afortunados de salir ganadores nos gustaría ir a la casa de Santa María del Roure en El Collsacabra. Una casa de pocos huespedes, encantadora, rodeada de un jardin entre bosques de robles y hayas. Con una interesante variedad de rutas para hacer excursiones a pie. Un destino bastante cercano a lo que serían nuestras vacaciones ideales.


Así que toca cruzar los dedos para no pasar otro verano acampados en el balcón, que también es divertido y nos lo pasamos pipa, pero la naturaleza brilla por su ausencia...

¿Como serían tus vacaciones ideales? ^_^

jueves, 23 de abril de 2015

Elige tu aventura. Libros interactivos para animar a los niños a leer.

Hoy abrimos los cajones de libros del niño...

En casa somos ávidos lectores, desde que aprendí a leer no he soltado un libro. Pero no todos los niños son así, y que en el colegio te obliguen a leer libros específicos, cuya historia se te antoja aburrida, y hacer trabajos posteriores a su lectura tampoco ayuda mucho.
Es aquí donde los libros de Elige o crea tu propia aventura entran en acción.

En mis tiempos eran muy conocidos, y se pusieron muy de moda entre mis compañeros de clase. Los mismos niños que no entendían mi afán por la lectura ahora estaban emocionados con su nuevo título y las historias que contenía.

Si ya de por sí un libro te sumerge en su historia y te lleva a otros mundos y tiempos; estos, que son interactivos y dinámicos, te ayudan aún más a ser participe de la historia.

Son libros finitos, un detalle importante a tener en cuenta cuando no eres fan de la lectura. Recuerdo como mis compañeros cuando tocaba leer un libro en clase elegían los libros por su grosor y no por su historia, cuanto más fino antes lo leían y antes acababan sus deberes y suplicio.

Antes de empezar la historia contada en primera persona, te advierten que no puedes leer el libro de un tirón. En cada capítulo, que suele ser de un par de páginas, te pregunta que es lo que vas a hacer.


Si eliges seguir por el camino y volver a casa pasa a la página 14.
Si por el contrario quieres entrar a la cueva a investigar pasa a la página 20.

De esta manera, tú eliges tu propia aventura y por tanto un desenlace de la historia.
Aunque los libros son de unas 130 páginas, la historia que el niño elija leer con sus decisiones puede durar más o menos páginas. Traen varios finales y estos pueden llegar de manera inminente tras cuatro páginas, o pueden convertirse en historias más largas de quince, sesenta o más páginas.
De esta manera no solo tienes un libro, sino varios en uno.
Recuerdo que mis compañeros de aula solían hacer trampas y buscar el final rápido para así al hacer el trabajo de resumen no tener que dedicarle mucho tiempo. En cambio yo me dedicaba a intentar hacer un bucle infinito y sin final, tras varias lecturas vas conociéndote la historia por lo que sabes que si tomas la elección A en vez de la B seguirá la historia o no...

Por mi experiencia entre mis compañeros en la época y algunos niños a cuyas madres se los recomendé, podría decir que estos libros le dan otro enfoque a la lectura y los niños lo ven y sienten de otra manera incentivando así sus ganas de leer y saber que ocurre.

Otra cosa que me gusta mucho de estos libros, si tienes la suerte de encontrar alguno de los más de noventa títulos que componían la colección de los años 80, es su tipo de narración y sobretodo su vocabulario. No tienen nada que ver con las colecciones tipo Bat Pat o Stilton, mucho más simples. 
De hecho, mi hijo con siete años no le emocionaba mucho leer hasta que le facilité mis colecciones ochenteras de El pequeño vampiro, Pesadillas (ahora otra vez de moda) y Elige tu aventura. Todas escritas con los mismos estilos y un gran léxico. Como madre, prefiero comprarle uno de estos que a priori pueden parecer más complicado de leer o entender, pero que a la larga le aportan un vocabulario más extenso. Yo siempre leía con un diccionario en la mano y me emocionó ver como mi hijo con siete años me pedía una noche uno.

Además, con los de elegir tu aventura, al ser libros que tienes que releer algunos capítulos para ver otros finales, ayudan a retener y asimilar esas palabras nuevas enriqueciendo el vocabulario del niño.



Yo sin duda los recomiendo. ¿Y tú? ¿Los conocías? ^_^

Enlaces de afiliado:

sábado, 21 de marzo de 2015

DIY tabla Waldorf, aprender a multiplicar con colores y formas geometricas

Hoy abrimos nuestro cajón de material escolar...

Es donde acaba de instalarse nuestra tabla Waldorf para multiplicar.
Consiste en un circulo con diez pivotes numerados del 0 al 9.
Se trata de ir enrollando un cordón alrededor de cada número equivalente a la multiplicación. De esta manera se va creando una trama que se convierte en una figura geométrica diferente para cada tabla. Una forma muy visual y manipulable de aprenderlas.

Hace un par de años me crucé con esta tabla por la red. Me quedé fascinada, no sabía que cada tabla de multiplicar equivalía a una figura geométrica. Nunca se me han dado bien los números, de hecho se me dan tan mal que soy incapaz de recordar un precio... Por lo que aprenderme las tablas de multiplicar me fue casi misión imposible. Como hubiesen cambiado mis tardes escolares si alguien me hubiese enseñado esta técnica... Es mucho más sencillo recordar un dibujo que una lista de números seguidos.
Obviamente tomé nota mental, así cuando le llegase el momento al niño podría ayudarle y ponérselo más fácil de lo que lo tuve yo en su día.

Este trimestre han estado tonteando con las multiplicaciones en clase, no han profundizado mucho pero han hablado sobre la tabla del 0, el 1 y el 2, así a grandes rasgos. Lo justo para que a mi pequeño cachorro le llame la curiosidad y se pase el día preguntando, hablando sobre ellas e intentando hallar por si mismo el resultado de una multiplicación partiendo de su básico conocimiento de que son sumas consecutivas.
Así que había llegado el momento de prepararle una Tabla Waldorf de Multiplicar.
Es un DIY muy sencillo de preparar y el cual voy a explicar paso a paso para que puedas fabricarte la tuya propia y así hacer las mates más divertidas y fáciles, porque las mates ¡resulta que no son aburridas!

En una tienda multiprecio compré un blister de clavos de 25mm en color negro, unas pegatinas de números también en negro y una tabla redonda de madera para cortar embutido. A mi me sobra el mango, además de ocupar más espacio a la hora de guardar, me parece más fácil de sujetar directamente del circulo, yo la recomiendo sin mango, pero él se empeñó en que le gustaba esa y no tenía ganas de debatir...

Empezamos dibujando en un papel el contorno de la circunferencia que luego recortaremos.
Lo doblamos por la mitad y luego otra vez por la mitad. De esta manera los dobleces formaran una cruz que marca el centro de la circunferencia...


Con la ayuda de un transportador vamos a marcar diez puntos equidistantes. Una circunferencia son 360º por lo que tenemos que dividirle 10 (el numero de puntos que queremos):

360 : 10= 36mm
Esa será la distancia que habrá entre cada número.

Situamos el centro del transportador con el del círculo de papel. Yo me he guiado por el doblez horizontal para empezar, aunque no es necesario.
Marcamos con un punto el cero y con otro el 3,6cm, luego podemos seguir marcando cada 3,6cm, pero me parece mucho más rápido ir moviendo el transportador (sin descentrarlo nunca), alineando el 0 con cada punto nuevo...
Movemos el 0 al punto marcado y volvemos a contar 3,6cm

Como nuestro transportador es pequeño quedaron los puntos muy juntos y en medio, así que con un compás dibuje otro circulo a un centímetro del borde del papel, con la intención de traspasar con una regla los puntos más afuera y conseguir así que quedarán más separados...


Pues bien, ya tenemos lista la plantilla que fijaremos con un poco de cinta adhesiva a la tabla de madera. Como la nuestra tiene mango tuve especial cuidado en centrar los números con él. Para ello me ayudé del doblez vertical...

Clavaremos cada punta en cada marca exterior, sobre el mismo papel (asegúrate de que son lo suficientemente largos para introducirse bastante en la madera dejando a su vez parte por fuera, para que queden bien anclados y tener margen de movimiento a la hora de pasar el cordón-hilo).
Tomé un rotulador como referencia para que todos los clavos quedaran más o menos a la misma altura, amartillaba hasta llegar al rotulador...


Retiramos la plantilla de papel y, en nuestro caso, pegamos los números...


¡Y ya podemos darle al coco!
Empezando siempre desde cero, hay que pasar la cuerda por el último número del resultado, por ejemplo:

5x1= 5
 5x2= 10
 5x3= 15
Por lo que partiendo del cero (5x0=0) pasamos por el 5
luego otra vez por el 0 y nuevamente por el 5... Siempre el último número.
 Dando como resultado una línea recta.

Nosotros usamos un color para cada número, siguiendo los colores montessori que son los que tienen nuestras regletas numéricas. Así será todavía más visual, cada tabla de multiplicar tendrá un color y forma geométrica. Y si utilizas diferentes tipos de cordones, también tendrán un tacto diferente, toda ayuda es poca.
Cómo cuando empezamos con las regletas y sumas ya asignamos un color a cada número, solo tenemos que recordar la figura y en que posición cae cada extremo para ayudarnos a seguir las tablas de multiplicar.

De esta manera sabemos que la tabla del 2 es de color rojo y forma una casita un pentágono; la del 5 en color amarillo una linea; la del 6, verde oscuro, una bonita estrella...



Practicando la tabla del 3...

Ahora, cuando tengamos que cantar la tabla en clase solo tenemos que recordar su color y forma para ayudarnos a seguir el orden.

¿Tú cómo aprendiste a multiplicar? ^_^

domingo, 1 de marzo de 2015

Siempre te querré, pequeñín

Sobre nuestro cajóncabecera suele descansar uno de nuestros libros preferidos, por su historia, sus ilustraciones, rápida lectura y el mensaje que transmite.
Se trata del libro Siempre te querré, pequeñín, de la editorial Timunmas.

De la mano de Debi Gliori, consta de trece hojas fabricadas en cartón duro, con tiernas y divertidas ilustraciones impresas a toda plana con colores alegres y llamativos.


En sus páginas nos cuenta la historia de Colín, un cachorro de zorro y su mamá que anda hablando por teléfono. Al pequeño que no anda de muy buen humor esto parece disgustarle mucho por lo que le da por destrozar cosas para desahogarse. Cuando su mamá descubre el tinglado pregunta sorprendida que ha pasado y el pequeño le contesta que está enfadado y que nadie le quiere de corazón. Y es ahí cuando llega el mensaje que tanto nos gusta y que, antes incluso de haber leído el libro, se ha convertido en nuestro mantra desde el momento que nos abrazamos por primera vez... Pase lo que pase,  siempre te querré.
Pero el pequeño no acaba de quedarse tranquilo y mientras juntos van recogiendo el estropicio creado, preparan el baño y la cena, no deja de hacerle preguntas con casos hipotéticos, ¿le querrá aunque fuese un cocodrilo, o si se volviese gusano?

Y de esta manera, con las situaciones que imagina Colín recreadas con bonitos dibujos, su madre le va contando que sí, tranquilizándole entre rimas.
Tiene un final muy emotivo cuando ya en la cama el zorrito le hace la pregunta del millón, ¿que pasará cuando su mamá ya no esté con él? ¿el cariño seguirá vivo?...

Nosotros lo tenemos desde los pocos meses de mi cachorrillo y ha sido nuestro libro de cabecera desde entonces, es muy tierno y transmite a la perfección el mensaje de amor que siempre le repetí.



¿Vosotros tenéis un libro de cabecera? ¿Cual? ^_^

Enlace de afiliado:

domingo, 22 de febrero de 2015

ME ENCANTA del invierno...

Volvemos con un "Me encanta..." esta vez sobre el invierno, que aunque no me gusta mucho también tiene sus cosas buenas; porque la vida está llena de "me encanta..." escondidos, sólo hay que saber mirar para verlos y disfrutarlos ^_^

Me encanta del invierno...



  1. cuando notas la calefacción de casa al volver de la calle
  2. hacerme una cueva con el nórdico a la hora de dormir
  3. dormir abrazados y bien apretaditos
  4. ponerme "encima" del radiador sin hacer nada más
  5. ponerme el pijama recién sacado de la secadora o el radiador
  6. la expectación de una posible nevada
  7. el olor a leña quemada
  8. la emoción, en su etapa final, de ver como se van alargando los días
  9. el ambiente neblinoso del baño que se forma al salir de la ducha hirviendo
  10. compartir la batamanta viendo una peli

¿Y a ti que diez cosas te encantan del invierno? ^_^

domingo, 15 de febrero de 2015

Carcassonne, juego de mesa de estrategia para toda la familia

Hoy abrimos el cajón de los juegos...

Estas Navidades, Papa Noël nos ha dejado un juego la mar de divertido.
Se trata del juego de mesa Carcassonne, de Devir. En la caja lo publicitan como "un clásico moderno", y yo no podría estar más de acuerdo ya que se ha convertido en un imprescindible de nuestros ratos de ocio antes incluso de tenerlo.

Ciudad de Carcassonne. ¿No es una chulada?
Hace años había oído hablar, por las redes sociales, de un juego con nombre de antigua ciudad Francesa que se recomendaban mucho las mamis. Aunque nunca llegué a enterarme de en que consistía, hasta que unos meses antes de Navidad me topé con él en la estantería de una juguetería. Y claro, tanto oír hablar del juego no pude sino que acercarme a chafardear.
En su parte trasera vi caminos y campos formados con fichas cuadradas, empalmando un trozo de camino o ciudad con otro y creando así una ciudad medieval. Me pareció muy interesante y tomé nota mental para pedirle un Carcassonne a sus majestades los Reyes Magos de Oriente. Pero fue al llegar a casa y buscar por la red algún ejemplo de partida cuando se convirtió en devoción por él.
Me entraron unas ganas tremendas de echarme una partida y me costó horrores aguantar el impulso de ir a comprarlo y no esperar a los SS. MM. los Reyes. La espera se me hizo eterna.

meeples de oficios
Vienen 72 fichas dibujadas, con trozos de ciudades, campos y caminos, de las cuales hay una diferenciada en su revés (más oscura) que es con la que se empieza. Un tablero contador con un camino numerado del 0 al 49 y cinco grupos de siluetas de hombrecitos en madera pintada, para diferenciar cada jugador, ocho por cada uno. Son conocidos como meeples, y en internet puedes encontrar muchos diseños para personalizar tus juegos.

Para empezar la partida situamos la primera ficha en la mesa (siempre es la misma, la más oscura en su reverso) y mezclamos bien las fichas, en este punto se echa en falta en la caja una bolsa de tela o similar, hace esta tarea más amena y sencilla y luego resulta más fácil de que cada jugador pueda coger una al azar. Nosotros usamos una bolsita de tela para la merienda.

Al final de la partida es fácil ubicar la pieza central; recomiendo guardarla a parte
Cada jugador elije el color con el que va a llevar a cabo la partida. Agrupa todos sus personajes a su lado excepto uno que pondrá en el tablero contador y servirá para llevar la cuenta a medida que avance la partida.
Se juega por turnos. El primer jugador coge una ficha y debe situarla en la mesa conectando por uno de los cuatro lados de la loseta principal. En su turno decide si quiera reclamar alguna parte del terreno situando en él uno de sus hombrecitos o bien esperarse a más adelante. Y pasa el turno al siguiente jugador que obrará de la misma manera.
Los hombrecitos pueden situarse en diferentes espacios del terreno que vamos creando, reclamando así como suyo esa parcela, no puedes poner otro color en un camino, ciudad o campo que ya tenga uno previo.
Si sitúas tu personaje en un camino pasará a ser un ladrón (aunque nosotros los llamamos caminantes, se nos hace más descriptivo jejeje), este hombrecito conseguirá un punto por cada ficha de camino que tenga unido. Un camino contará como cerrado y por tanto se pasará a puntuar en el contador cuando por ambos extremos haya o bien una ciudad o un cruce. Si se acaban las losetas y no ha sido cerrado puntuará hasta donde le haya llegado el camino en construcción, oye, que para algo el pobre se ha matado a trabajar ¿no?

Si, en cambio, sitúas tu personaje en un trozo de ciudad este se convertirá en caballero (aunque nosotros a estos les llamamos ciudadanos, nuevamente se nos hace más descriptivo jeje). Cada loseta de la ciudad contará dos puntos cuando esté cerrada, y si hay alguna con un escudo se llevará dos puntos extras por cada uno que haya entre las murallas. Si termina la partida y la ciudad queda sin cerrar cada loseta valdrá un punto en vez de dos, aunque los escudos seguirán contando como dos.

También puedes poner tu personaje en el suelo del campo (estos se ponen tumbados para diferenciarlos mejor del resto ya que no se recogen hasta el final de la partida, no como los otros que se pueden ir recuperando a medida que cierres construcciones).
Estos son campesinos (no los hemos rebautizado, estos sí nos parecen descriptivos jajaja) y cuando termine la partida se llevará tres puntos por cada ciudad cerrada que tenga en sus dominios; los campos quedan delimitados por los caminos.

Y por último están los monjes, que se sitúan en los monasterios. Estos puntuan cuando quedan rodeados por fichas en todos sus lados, lo que son nueve losetas en total, el mismo número que puntuará en el tablero contador, uno por cada ficha.

Como comentaba, cada vez que se cierra un camino, ciudad o monasterio, el jugador puntúa inmediatamente en el tablero, haciendo avanzar su personaje contador por el camino numerado el total de puntos adquirido. Si llegas otra vez a la casilla de partida numerada con cero (lo que serían cincuenta puntos) tumbas tu hombrecito para saber que llevas cincuenta y vuelves a dar la vuelta al contador, esta vez arrastrándose por el suelo, claro, son muchos kilómetros ya jejeje.

El meeple negro está tumbado, lo que suman 54 puntos. El verde, de pie, tiene 44
En cuanto has marcado el total retiras el hombrecito que había cerrado el camino, ciudad o monasterio del paisaje y lo sitúas junto al resto del grupo a tu lado para volver a jugarlo cuando lo veas conveniente. Los campesinos no se retiran hasta el final, deben estar muy a gusto tumbados a la bartola en medio del campo...

Es muy sencillo de jugar y contar los puntos; hemos echado partidas con niños desde seis años sin problemas; y estoy segura que podrían hacerlo incluso antes. Aunque en las instrucciones recomiendan no usar los campesinos para principiantes, a nosotros no nos ha resultado ningún problema.
La mayoría de veces hemos jugado solo dos personas y no se hace tedioso, mantiene la estrategia y diversión, las partidas duran una media de treinta y cinco minutos, tanto con dos jugadores como con más.
Puedes tener un poco de picardía y construir de forma que tu ciudad con caballero acabe juntándose con la de otro color, de esta manera ambos conseguirán los mismos puntos; a no ser que hayas juntado dos ciudades tuyas junto a la otra, quedando invadida la del contrario al tener tú más caballeros en ella. En esto mi cachorro es todo un experto y con la tontería se monta unas ciudades tremendas dejándome a mi con dos palmos de narices.

36 puntos, mínimo, si cierra la ciudad mientras yo me quedo mirando...
Hemos jugado un montón de partidas desde que Santa Claus, que tuvo a bien de adelantarse a los Reyes Magos, nos dejó el paquete debajo del árbol de Navidad y nunca hemos construido dos paisajes iguales, siempre acaban diferentes. No te aburres de él. La mayoría de veces echamos dos o tres partidas seguidas porque se nos hace corto el tablero, ¡seguiríamos hasta no coger en la mesa! Estoy pensando en comprar otro y juntarlos para crear mega ciudades, como nos molaría jejeje.
Aunque lo cierto es que puedes adquirir expansiones del juego:


Yo estuve mirando alguno y, de momento, los extras que me ofrecía al juego original no me resultaron atractivos. De momento tal y como está nos encanta, de hecho veo más probable comprar una segunda caja de Carcassonne Original para hacer construcciones más grandes antes que una expansión, cada una de ellas ronda los 17€, el original unos 23€.

Además del Carcassonne, puedes encontrar la versión Junior, no investigué a fondo que diferencias había con el original, aunque ciertamente después de haber jugado con más niños no veo la necesidad de una versión especial para ellos.
De igual manera hay una versión primitiva, Carcassonne Cazadores y Recolectores. Lo miré por encima y venía a ser lo mismo, pero en otra época y sin posibles ampliaciones, al menos por ahora.
Y una versión especial de invierno, aunque debido a sus tierras nevadas no es compatible tampoco con las ampliaciones disponibles.



RESUMIENDO:
  • A partir de 8 años
  • De 2 a 5 jugadores
  • Fácil y rápido de jugar
  • Entretenido incluso para dos jugadores
  • Trabajas la concentración
  • Trabajas habilidades estratégicas, anticipación
  • Trabajas el desarrollo espacial
  • Prácticas el cálculo mental

¿Que te parece? ¿Lo conocías?


-No es una entrada patrocinada-
Enlace de afiliado: