sábado, 7 de enero de 2017

Pentax K50 mi nuevo amor digital




La fotografía siempre ha sido una de mis espinitas clavadas. Iba a estudiar imagen y sonido, pero por circunstancias de la vida al final no pudo ser. Unos años después, hace más de quince años (me niego a calcularlos jijijiji) los Reyes Magos me trajeron una de las cosas que más ansiaba por aquel entonces, una cámara de fotos reflex, una Pentax MZ50. Casi muero al abrir el paquete y ver lo que contenía. Pero nunca pude sacarle partido, era un hobbie demasiado caro como para andar "jugando", probando, experimentando, quemando carretes para aprender. Así que apenas fui más allá de las típicas fotos caseras, alguna prueba hice, pero muy poca cosa de las que yo hubiese querido.

Entonces empezó el auge de las reflex digitales. Gente que se compraba grandes maquinas para las típicas fotos de cumpleaños. Sin ningún tipo de interés o curiosidad en trastear con ellas. Y yo, con mi espinita escociéndome...

Hasta ayer que, demasiados años después, los Reyes Magos de Oriente, volvieron a dejarme una reflex junto a mi zapato. Esta vez digital, lo que sí me va a proporcionar la oportunidad de "jugar" con ella, de experimentar, de aprender, y de por fin quitarme esta espinita tan clavada.
Han vuelto a dejarme una Pentax, la K50, he leído muy buenas críticas sobre ella. Es una todoterreno, ya no tendré que sufrir con la nieve o lluvia, incluso con la arena. Con mi querida MZ50 nunca me hubiese atrevido a llevarla a la playa.
No sé si podrá heredar el flash y objetivos de su hermana pequeña. Creo que estos últimos sí podrán aprovecharse, aunque sin el autoenfoque. El flash de bayoneta me parece que es más arriesgado, tengo que investigarlo en profundidad si mi no tiempo libre me lo permite. Los filtros y porta filtros imagino que quedaran relegados al final de un cajón.

Me queda mucho que aprender, no parece que anteriormente hubiese tenido una reflex en las manos, en la pantalla sale tanta información... tantos numeritos... no sé leer que me indican cada uno, y me ha costado varias horas darme cuenta que para regular la velocidad y la apertura son dos ruedas diferentes, ya andaba pensando que no funcionaba bien :P
Apenas he podido trastearla montando los regalos del peque. No habré tirado más de treinta fotos y apenas he conseguido diferencias entre ellas (exceptuando el obturador oscureciéndolas) la ISO parece ser siempre automatica, con lo que la claridad suele ser igual en todas las tomas, excepto al cerrar mucho el obturador.
Ya sé que debería echarle un ojo a las instrucciones, pero es que estas parecen el Libro Gordo de Petete y me pueden las ansias de toquitear a la nueva niña de mis ojos. Sin menos preciar a su hermana MZ50, la cual volverá a disparar cuando por fin aprenda a manejar como se debe una cámara reflex.
Estoy tan contenta y emocionada... ^_^

-No es una entrada patrocinada-

Enlaces de afiliado:

No hay comentarios:

Publicar un comentario