miércoles, 25 de noviembre de 2015

Calendario de Adviento Playmobil. La cuenta atrás para Navidad

Hace cuatro años (y cuatro días) empecé este blog con la idea de enseñar lo que contenía un cajón cualquiera de mi hogar. Y lo hice hablando de nuestro calendario de Adviento rellenable y reutilizable (puedes verlo aquí).
Hoy vengo a hablaros de otro calendario de Adviento que tuvimos, junto al de los calcetines, el año pasado.

¡El Calendario de Adviento de Playmobil!


Cada año intento rellenar los calcetines, en la medida de lo posible, con diferentes sorpresas. Sobretodo la última, la del día 24. Siempre busco algo relacionado con la Navidad. Hemos tenido el típico bastón de caramelo, piruleta en forma de árbol de Navidad, Papa Noel relleno de caramelitos, mini bolita de nieve con Santa Claus...
El año pasado pensé en ponerle un Playmobil de Papa Noel con su trineo (o más bien un mini pergamino que le indicara donde coger su sorpresa). Lo había visto en una tienda, venía en un pequeño maletín; pero ya no estaba. Así que me puse a buscarlo por internet y en su búsqueda me apareció el Calendario de Adviento de Playmobil.

Tuve la suerte de pillarlo de oferta, con lo que salía casi que por el mismo precio que el maletin que había pensado y venía con el mismo trineo más otro montón de figuritas y complementos. Pensaréis que no me lo pensé dos veces, pero sí lo hice, me costó tomar la decisión de comprarlo ya que en casa hacemos el otro calendario y ya tenía todas sus sorpresas compradas, pero... ese me parecía tan molón...

Al final, tras unos días de darle vueltas me decidí a cogerlo. Cuando llegó a casa y lo vi casi me da un pasmo de la emoción (adoro los Playmobil), la foto engaña y al natural se veía enorme y robusto. Hay, hay, hayyyyy, lo que me costó mantener la calma y no ir corriendo a enseñárselo al niño y guardarlo como sorpresa hasta el día 31 que se lo colgué junto a los calcetines. Me gustó tanto y lo vi tan molón que al día siguiente de recibir el nuestro pedí otro para mis sobris.
Viene junto a un escenario en cartón, de esos que se troquelan y hacen un poco de 3D, que representa el taller de Santa Claus.
En la parte trasera del calendario, como en todas las cajas de Playmobil, vienen las fotos de la totalidad de su contenido, por lo que mejor mantenerla oculta para no quitarle emoción. Tiene un pequeño troquel que sirve para colgar de un gancho. Nosotros descolgamos un pequeño cuadro para colocar en su lugar el calendario nuevo.
Cada día, por la mañana abríamos un calcetin, y al medio dia una ventanita de Playmobil.
No recuerdo (ni tampoco os iba a hacer spoiler) las diferentes figuritas que traían ni su orden, pero para que os hagáis una idea un día puede saliros un muñeco, otro una bolsita con un par de juguetes, otro un cesto, o una bici, un reno...
Así poco a poco puedes ir montando el taller de Santa Claus.


Ellos se ponían como locos con cada figurita que sacaban, y se pasaban la tarde entera jugando con el resto de sus Playmobil y el escenario de cartón. Y cuando descubrieron el trineo (que fue el culpable de llevarme a la compra del calendario)... casi mueren de la emoción.

Este año estuve mirando de comprar uno nuevo, pero el otro escenario navideño era un salón con su árbol, sus copas... y de eso ya tiene unas figuras parecidas; y los otros calendarios que tienen no son temática navideña por lo que este año no habrá doble emoción a la hora de hacer la cuenta atrás para la llegada de la Navidad y la verdad que con el éxito y lo que disfrutaron el año pasado, me sabe un poquito mal perdérmelo, porque sinceramente... disfruto yo más que ellos. ^_^

¿Vosotros lleváis la cuenta atrás para Navidad con algún calendario?

-No es una entrada patrocinada-

Enlaces de afiliado:

sábado, 21 de noviembre de 2015

Moon Sand, castillos de arena dentro de casa con la arena cinética.

Hoy nos hemos creado un pequeño cajón de arena...

Hace bastante tiempo que conocía este tipo de arena pero por unas cosas u otras siempre la iba postergando. Hasta hoy, que en una tienda tenían una expositora con orificios para introducir los dedos y apreciar el tacto de la arena.

De arenas cinéticas (o mágicas) hay de varias marcas y entre ellas se aprecian cambios en su tacto. No recuerdo de que casa era la del expositor, pero era mucho más suelta que la Moon Sand ,de la casa Spin Master, que hemos comprado.

Hemos cogido una cajita de Moon Sand Construction. Nos ha costado 10€ y trae 560g de arena (280g de color gris oscuro y 280g de un tono blanco roto) un molde de baldosas para el suelo, un molde de ladrillo para las paredes, una apisonadora y un martillo neumático para que los use el obrero que también viene incluido. Con lo que le gustan las obras y los paletas no ha podido ser más acertada la cajita. Era la única que quedaba en la tienda con un precio tan económico, las otras no bajaban de 25€ con sus maletines, y montón de moldes y estando las Navidades a la vuelta de la esquina no está el horno para muchos bollos, pero con el invierno polar a la vuelta de la esquina y el viento que nos azota, me ha parecido interesante darle una actividad diferente dentro de casa. Y de momento la cosa ha funcionado ya que lleva casi seis horas liado con la arena.

Si es que a los niños les pirra eso de tirarse al suelo y apilar montones de arena, pasárles los coches por encima para destruirlos, intentar hacer castillos (aunque en el parque y sin agua es casi misión imposible), hacer murallas para batallar entre sus muñecos...

La Moon Sand es bastante compacta a comparación de la que hemos tocado o visto en algunos vídeos. Esta no se deshace o escurre entre los dedos; me recuerda a la masa de galletas antes de que llegue a estar ligada, pero sin pegarse. En ese sentido me he llevado un poco de chasco, las otras recuerdan más a la arena de la playa, aunque quizás eso conlleve a que sea más difícil manipularla para hacer las figuras con los moldes. Con la que hemos comprado no hay problema alguno (no quiero decir con ello que con las otras sí); aunque al apretar ligeramente con los dedos se desmorona, es muy curioso ver como al darle un poco de forma, incluso con las manos, te aguanta y salen de los moldes perfectos, y no solo eso sino que puedes cogerlos y moverlos o amontonarlos sin ningún tipo de problema ni un cuidado especial (bueno, sin apretar, claro) y que la figura aguante.


No es que manche, aunque tampoco voy a decir que no ensucia. Se recoge bastante bien apretando con una bola de arena sobre la superficie, pero si los niños van a lo loco quizá caiga arenilla por el suelo u otros muebles. No se ve, pero al pasar la mano notas eso, como restos de arenilla.
Se la he puesto en una pequeña bandeja de cartón, tiene los bordes más bien altos y aún y así por debajo de ella he notado restos. Imagino que con un paño húmedo y la mopa se recogerá bien, no deja de ser arena.
Tengo que darme una vuelta por la tienda multi precios para ver si encuentro algún contenedor tipo bandeja, bajito y con tapa. Porque en la de cartón entre que se cuela en los ángulos y que no tiene tapa pues no es muy práctica. Con el tupper no se colará la arena en las juntas de los ángulos y tiene la tapa hermética para cerrarla sin más una vez que se canse de jugar. Ya estamos pensando crear con ello una playa para los Playmobil (tenían cubo, cedazo, rastrillo y pala pero no tenían arena para usarlos, ahora ya tienen el kit completo, jajaja).

Os dejo este vídeo donde hacen una comparativa entre seis arenas cinéticas diferentes para que veáis como pueden diferir unas de otras, aunque todas igual de divertidas y entretenidas para los niños:



¿Conocías la arena cinética, la habéis probado? ^_^

-No es una entrada patrocinada-


Enlaces de afiliado: