jueves, 23 de abril de 2015

Elige tu aventura. Libros interactivos para animar a los niños a leer.

Hoy abrimos los cajones de libros del niño...

En casa somos ávidos lectores, desde que aprendí a leer no he soltado un libro. Pero no todos los niños son así, y que en el colegio te obliguen a leer libros específicos, cuya historia se te antoja aburrida, y hacer trabajos posteriores a su lectura tampoco ayuda mucho.
Es aquí donde los libros de Elige o crea tu propia aventura entran en acción.

En mis tiempos eran muy conocidos, y se pusieron muy de moda entre mis compañeros de clase. Los mismos niños que no entendían mi afán por la lectura ahora estaban emocionados con su nuevo título y las historias que contenía.

Si ya de por sí un libro te sumerge en su historia y te lleva a otros mundos y tiempos; estos, que son interactivos y dinámicos, te ayudan aún más a ser participe de la historia.

Son libros finitos, un detalle importante a tener en cuenta cuando no eres fan de la lectura. Recuerdo como mis compañeros cuando tocaba leer un libro en clase elegían los libros por su grosor y no por su historia, cuanto más fino antes lo leían y antes acababan sus deberes y suplicio.

Antes de empezar la historia contada en primera persona, te advierten que no puedes leer el libro de un tirón. En cada capítulo, que suele ser de un par de páginas, te pregunta que es lo que vas a hacer.


Si eliges seguir por el camino y volver a casa pasa a la página 14.
Si por el contrario quieres entrar a la cueva a investigar pasa a la página 20.

De esta manera, tú eliges tu propia aventura y por tanto un desenlace de la historia.
Aunque los libros son de unas 130 páginas, la historia que el niño elija leer con sus decisiones puede durar más o menos páginas. Traen varios finales y estos pueden llegar de manera inminente tras cuatro páginas, o pueden convertirse en historias más largas de quince, sesenta o más páginas.
De esta manera no solo tienes un libro, sino varios en uno.
Recuerdo que mis compañeros de aula solían hacer trampas y buscar el final rápido para así al hacer el trabajo de resumen no tener que dedicarle mucho tiempo. En cambio yo me dedicaba a intentar hacer un bucle infinito y sin final, tras varias lecturas vas conociéndote la historia por lo que sabes que si tomas la elección A en vez de la B seguirá la historia o no...

Por mi experiencia entre mis compañeros en la época y algunos niños a cuyas madres se los recomendé, podría decir que estos libros le dan otro enfoque a la lectura y los niños lo ven y sienten de otra manera incentivando así sus ganas de leer y saber que ocurre.

Otra cosa que me gusta mucho de estos libros, si tienes la suerte de encontrar alguno de los más de noventa títulos que componían la colección de los años 80, es su tipo de narración y sobretodo su vocabulario. No tienen nada que ver con las colecciones tipo Bat Pat o Stilton, mucho más simples. 
De hecho, mi hijo con siete años no le emocionaba mucho leer hasta que le facilité mis colecciones ochenteras de El pequeño vampiro, Pesadillas (ahora otra vez de moda) y Elige tu aventura. Todas escritas con los mismos estilos y un gran léxico. Como madre, prefiero comprarle uno de estos que a priori pueden parecer más complicado de leer o entender, pero que a la larga le aportan un vocabulario más extenso. Yo siempre leía con un diccionario en la mano y me emocionó ver como mi hijo con siete años me pedía una noche uno.

Además, con los de elegir tu aventura, al ser libros que tienes que releer algunos capítulos para ver otros finales, ayudan a retener y asimilar esas palabras nuevas enriqueciendo el vocabulario del niño.



Yo sin duda los recomiendo. ¿Y tú? ¿Los conocías? ^_^

Enlaces de afiliado: