jueves, 8 de mayo de 2014

Dados Zombie, cereeeebroooosssss....

Los Dados Zombie descansan sobre una cajonera de mi escritorio.

Llámame rara, o freaky, como prefieras, pero fue amor a primera vista.
Lo cierto es que no me gustan nada los zombies, ya no es solo que no me gusten es que me dan pavor, autentico pavor, soy incapaz de andar por una calle solitaria de noche sin pensar que van a empezar a surgir zombies por todas las esquinas y que ello me provoque cierta ansiedad o angustia.
¿Quien me mandó a espiar pelis por la rendija de la puerta del salón? Aunque el jugar años después a los primeros Resident Evil, sola, con cascos y de madrugada, teniendo un hermano sonámbulo, tampoco ayudó mucho.


¿Entonces como puede ser que me surgiera la imperiosa necesidad de comprarlos?
En casa rondan unos dados de poker que regalaban hace mil años con un pack de pepsi. Los niños habían estado jugando con ellos, me hizo gracia verles porque yo de pequeña también había jugado con unos, y de igual manera que me pasaba a mi ellos tampoco acaban de aclararse con eso de la puntuación.
Además, como ya comenté en la entrada del juego Taximanía, los juegos de mesa mediante dados me pirran. Así que me veo plantada delante de un blister con un cubilete con nada más y nada menos que trece dados, ¡¡¡TRECE DADOS!!! y aparentemente era un estilo a los de poker, elegir en cada tirada si sumas dados o te plantas o te arriesgas, pero mucho más sencillo tanto para elegir jugada como para seguir la puntuación. Y divertido para jugar con los niños ya que se supone eres un zombie que sale a la caza de cerebros, cereeeeeebrooooossssss..... y ellos, pues como que se meten en el papel jejeje.
cereeeebrooossssss...
Así que tú eres un zombie que necesita alimentarse de cerebros, claro ¿que iba a ser?, trece para ser exactos.Y para ello has de perseguir humanos, representados por los dados, pero solo puedes perseguirlos de tres en tres.
Remueves el cubilete y sacas tres dados al azar.
En la tirada puede salirte un cerebro, un disparo, o unas pisadas.
Con el cerebro te alimentas y apartas el dado y así ir acumulando para llegar a trece.
Con el disparo te hieren, también lo apartas y acumulas, si llegas a tres disparos mueres y pierdes los dados cerebros que habías acumulado en ese turno.
Las pisadas equivalen a que el humano se ha escapado, así que decides si vuelves a tirarlo (y perseguirlo) o te plantas.
Siempre has de jugar con tres dados, vas sacándolos del cubilete a medida que avanzas en el turno hasta que te maten con tres disparos acumulados o te plantes y pases el turno una vez anotados los cerebros que te has podido comer en tu cacería de humanos.
Hasta que uno de los jugadores zombies llegue a trece cerebros acumulados en su rincón de la mesa guarida.

Es muy de azar pero también has de plantearte un poco la jugada ya que dependiendo de los dados que te hayan salido ya, y/o los que te puedan salir, pues es más fácil que te disparen o que puedas comerte un cerebro porque los dados se dividen en tres grupos según su dificultad diferenciados por color: seis verdes, cuatro amarillos y tres rojos.
Son dados de seis caras.
Todos tienen dos caras con pisadas (o lo que es lo mismo: volver a tirar) y luego se complementan con más o menos cerebros y disparos:
  • En los verdes tenemos mayor posibilidad de que salga un cerebro y menos posibilidades de recibir un disparo ya que consta de tres lados con cerebro y uno con disparo (3+1+2 pisadas=6 caras)
  • En los amarillos en cambio tienes las mismas posibilidades de recibir un disparo que de comerte un cerebro, hay dos de cada (2+2+2 pisadas=6 caras)
  • Y los rojos son el equivalente a los protagonistas humanos que nunca mueren en las pelis, ya que tienes solo una posibilidad de comerte un cerebro y tres de recibir un disparo (1+3+2 pisadas=6 caras)
Yo lo complementé con un contador de cerebros que son la delicia de los niños.
En una tienda multiprecios compré un par de botes de cuentas en forma de cráneos, los había de varios colores. Así cada turno que pasa en vez de marcar rallitas en un papel nosotros nos cogemos un cráneo que, como viene atravesado para insertar un cordón, hace las veces de ser un trofeo de caza una vez sorbido su cerebro por ahí.
Desagradable dicho así ¿verdad? pero los niños se parten de risa haciendo ver que chupan los cerebros como si fueran caracolillos de mar, cereeeebrooossssss... Así es más fácil llevar la cuenta individual y ver si tu rival tiene más o menos y si prefieres jugártela un poco para que no gane o ir a lo seguro jejeje.
Hasta la yaya se apunta a echarse unos dados con nosotros, son partidas muy rápidas y nos lo pasamos pipa, nos montamos nuestras películas, acabamos todos gritando "¡OH! ¡se te han escapado! y son verdes débiles persiguelos que no te han disparado aún, no van armados..." Pero con voz zombie ¡por supuesto!


Costó unos 9€ y cabe en el bolsillo, si en vez de usar el cubilete los metes en una bolsita, con lo que te los puedes llevar para jugar en cualquier lado, en el coche, la playa, la piscina, el avión...
El cubilete es de cartón, no le auguro una larga vida pero los dibujos de los dados son gravados con bajo relieve por lo que estos sí que aguantarán trotes, y a fin de cuentas los dados son los que importan, el cubilete no es imprescindible, aunque a mi me mola mil jugar con él jejeje.



Y como una imagen vale más que mil palabras aquí detallo un poco como sería un turno de juego:




En el turno anterior había conseguido 3 cerebros, representados por los cráneos.
En este nuevo turno tras un par de tiradas he acumulado 6 cerebros y un disparo (agrupados junto a los cráneos).
Como solo tenía un disparo me he arriesgado con una nueva tirada
(conjunto de tres dados delante del cubilete). He tenido suerte y sólo he recibido un disparo, y he podido comer, en esta nueva tirada, otro cerebro.







Como se aprecia en la siguiente foto he pasado a tener en este turno, después de la última tirada de arriba: 3 cráneos del anterior turno más 7 cerebros (3+7=10 cerebros) y dos disparos. Con tres me matarían y perdería los dados de cerebros acumulados, empiezo a tenerlo complicado. Las pisadas indican que el humano se me ha escapado así que me planteo que hacer; si me arriesgo a perseguirlo o me planto y paso el turno al siguiente jugador ya que tengo dos disparos y con uno más perdería todos los dados de cerebro acumulados en este turno (los cráneos se quedan fijos de anteriores turnos)




He decidido arriesgarme y perseguir al humano porque la mayoría de dados del cubilete son fáciles, así que cojo dos dados más (siempre se juega con tres) y al tirarlos se me ha vuelto a escapar un humano pero también he comido 2 cerebros más por lo que me pongo en 3+7+2=12 cerebros. Con uno más ganaría, pero habiendo salido todos los dados debería volver a meterlos dentro para poder tirar y las posibilidades de que me salieran difíciles (rojos o amarillos) son muy elevadas, así que me planto y no persigo al humano que se me ha escapado, paso el turno al siguiente jugador.




Cojo tantos cráneos como dados de cerebro tenía acumulados, tengo un montoncito con 12 cráneos a modo de contador. Los dados los devuelvo al cubilete y se lo paso al siguiente jugador.
Esto no significa que tenga la partida ganada ya que en el siguiente turno pueden salirme tres disparos juntos y quedarme sin puntuar al perder el turno, y así alcanzarme o superarme el jugador contrario. No es la primera vez que nos pasa, incluso en turnos consecutivos, llegando el contrario a remontar y ganar. Es cuando más gritos de emoción hay entre unos y otros jejeje.



¿Te echas una partida? ^_^

P.D: Se me olvidó comentar que son de Edge Entertainment
-No es una entrada patrocinada-
Enlace de afiliado:

6 comentarios:

  1. Pues sí, es un rato freaky, pero tiene una pinta estupenda!!!. Lástima que yo aún tenga que esperar unos cuantos años para divertirme con ellos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y porque tienes que esperar? Menudas veladas nos pegamos con un vinito los sábados noche, jejeje ^_^

      Eliminar
    2. Porque ni puedo jugar con el enano (se los iría comiendo uno tras otro, y no sólo el cerebro sino el dado entero) ni tengo vida social jajajajajajajaja.

      Eliminar
    3. Le picas a la vecina y le pides de jugar jijijiji
      O nos montamos unas partiditas online como le decía abajo a Angie jajaja

      Eliminar
  2. Maier, píllatelos ya y vas entrenando XD
    Me han dado ganas de pillármelos a mí y todo! jaja Tiene pinta de ser muy divertido! (y eso que confieso que yo no soy de juegos de mesa. Soy más sosa...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos los colores, no por eso se es sosa ^_^
      Cogeos unos cada una y nos montamos unas partiditas via skype jajaja

      Eliminar