miércoles, 9 de abril de 2014

Discos de Nado Delphin, cabeza a flote en todo momento.

Hoy más que cajón abro la mochila de mi cachorro...

... preparada ya con todos sus bartulitos para una escapada playera. En ella, entre sus básicos, están sus manguitos para el agua ya que aún todavía no sabe nadar.
La seguridad en el momento del baño es algo que tenemos muy presente, sobretodo cuando los niños no saben nadar y/o flotar. En el mercado hay mucha variedad a la hora de escoger, flotadores de aro, con asiento, con arneses, burbuja de corcho, churros...
Yo voy a hablaros de nuestra elección y la que han cogido nuestros conocidos al verlos en uso: los Manguitos de Nado Delphin.Los conocí en el primer verano del niño cuando este rondaba los 4 meses. Siete años después siguen con nosotros casi como el primer día.

A diferencia de los manguitos hinchables estos no se pinchan, como digo hemos usado el mismo par durante 7 temporadas, y tampoco tienen tapones que se puedan abrir con su consabida pérdida de aire, es por ello por lo que no corren el gran peligro de deshincharse en medio del agua y/o de arruinarte una tarde playera por quedarte sin medio de flotación.Otro punto a favor es que estos no raspan como sí sucede con los manguitos y flotadores de plástico, sus juntas a veces parecen autenticas cuchillas, en mi infancia más de una vez me e llevado un buen corte.
Tampoco pierden sujeción ni mucho menos se resbalan del brazo.

Los manguitos de nado Delphin son evolutivos. Constan de 3 aros por brazo que se conectan entre sí mediante unos botones tipo click hechos en el mismo material que los manguitos, un tipo de espuma que me recuerda al foam.

A medida que el niño va aprendiendo a nadar o para incentivar su aprendizaje se retira un disco por brazo (siempre a de permanecer compensado en ambos lados con el mismo número de discos flotadores). De esta manera no recae todo el trabajo de flotación sobre los discos pero tampoco dejamos a los críos sin apoyo y le brindamos una seguridad.
El año pasado (este todavía no hemos estrenado temporada aunque poco queda) ya se envalentonaba a ir sin apoyo, aunque la mayoría del tiempo iba con un disco solo, y cuando se sentía más cansado se añadía uno más llevando un par por brazo.

Cuando los estrenamos con unos cuatro meses de edad usábamos también un par de discos en total. Con uno por brazo y con su tamaño y peso le daba más que de sobra para flotar. 

Pero lo que más me gustó de estos manguitos fue su flotación. Siempre mantiene la cabeza a flote. Da igual lo que se mueva la criatura, da igual que se tire mal al hacer la bomba, no importa que le empujen en el borde o que una ola le haga perder pie y le revuelque... siempre, siempre, su cabeza saldrá a flote, incluso aunque el número de discos no sea el suficiente para mantenerlo flotando sin ayuda física, en cuanto el niño se mueva por reflejo estos le ayudarán a que saque la cabeza, siempre.
Y a mi esto me brindaba una seguridad añadida, se entraba con ellos en el recinto de la piscina y se salia de el con ellos puestos. Sí, estarás pensando que soy una exagerada pero mis dotes nadadoras son pésimas, mi estilo ranita no da para hacer maniobras de salvamento y teniendo una piscina semi privada más vale prevenir que curar.
Como comentaba, ya han pasado seis veranos, vamos a por el séptimo, y no han perdido color ni se han dado de sí (aún y prestándolos a amiguitos de diferentes tamaños y pesos).
Han aguantado seis temporadas de reluciente y achicharrante sol y de cloro casi diario y otras tantas jornadas de agua de mar. Y ahí siguen, siendo un indispensable de su mochila veraniega, quien sabe, quizás este año sea el último.

Vídeo demostrativo con bebé


PRINCIPALES VENTAJAS DE LOS DELPHIN SWIM DISCS:

- No hay que inflar ni desinflar.
- Imposible que se pinchen.
- No tienen esquinas cortantes que dañen la cara o brazos del niño.
- Ayudan a padres y profesorados a controlar la flotabilidad del niño.
- Talla única para bebés y niños. De 3 meses en adelante.
- Si se dañan no disminuye su flotabilidad.
- Gran dificultad para salirse del brazo por si solos.
- Mantienen al niño con estabilidad dentro del agua.
- Durabilidad superior al resto de manguitos.
- No se decoloran y son resistentes al cloro y agua salada.
- No contienen materiales tóxicos y prohibidos como Phthalates, naftalinas...
- Usados con éxito durante más de 25 años por profesionales de la natación.
-No es una entrada patrocinada-
Enlace de afiliado:

4 comentarios:

  1. Realmente tienen una pinta estupenda. No los conocía. Es curioso lo que hay en tu cajón cualquiera ;-)
    Me han parecido un poco caros (sólo he podido ver el precio del modelo para adultos) pero si duran tanto como dices supongo que al final sale económico.
    Buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los comparamos con los que venden para bebés en las tiendas de puericultura o similar no creas que hay mucha diferencia.
      A mi me costaron 25€ y en amazon los e visto por el mismo precio. Y teniendo en cuenta la vida útil que tienen en comparación con los otros y la seguridad que brindan.
      Y los otros se pinchan y raspan-queman-cortan. Precio por precio yo lo tuve claro jeje.
      Gracias por tu comentario ^_^

      Eliminar
    2. Ahhhh eso es otra cosa. Es que los he visto por 37, pero eran de adulto. Suponía que los de niño serían algo más económicos. 25 sí me parece un precio aceptable :-)

      Eliminar