viernes, 28 de junio de 2013

Polvos de talco contra la arena pegada de la playa

Abriendo un cajón del baño...

Aunque no acaba de decidirse a llegar el buen tiempo estamos en época de playas. Los hay quien las ama y quien las repele sobretodo por su arena.
Yo soy de las que adora la playa, aunque a la vez odio la arena. Por mucho cuidado que vayas siempre acaba colándose por todas partes y aunque sacudas y sacudas en la acera, antes de volver a casa, al llegar te das cuenta de que contigo se a venido media playa dentro de la mochila.
Aunque no es tanto ese el problema como el que vives estando allí. Lo que viene siendo ponerse crema sin dejarte la piel en el intento. Que más que ponerte protector solar parece que te estás haciendo una exfoliación.

Pero el año pasado di con la solución a mi digamos problema (y al de una gran mayoría de gente que pisa la playa). Se trata de los polvos de talco.
Se a convertido en un imprescindible de la mochila para la playa junto al protector solar, el juego de cubo y palas y las gafas de sol.
Es tan sencillo como echarse polvos de talco en las manos, las frotas y adiós arena. Se va en un visto y no visto y sin dejar sensación pegajosa. En apenas unos segundos tienes las manos limpias.
Porque da igual el cuidado que le pongas, da igual cuantas veces te laves las manos en el cubito para los castillos de arena de los niños, no hay forma humana de tener las manos limpias para extenderte la crema, y mucho menos el resto del cuerpo que la va a recibir.
Así que antes de aplicarme el protector solar me doy unas pasadas tanto por las manos como por el resto del cuerpo. Menuda diferencia oye.Y a la hora del bocata otro tanto, ahora solo masticamos pan, nada de aditivos arenosos sorpresa.

Después de sacudir toallas y demás enseres playeros, antes de subirnos al coche nos damos otra pasada de polvos de talco a nivel general sobretodo por los pies, (yo incluso le e dado una pasada a las chanclas). Es que oye, en serio da igual cuantas veces enjuagues en la fuente del paseo, te secas ¡y se vuelve a pegar! Así, libres de arena casi al 100%, el viaje se hace mucho más ameno sin la incomodidad que crea ir rebozado y el coche llega por dentro igual que se fue, sin restos de arena, o al menos nada que ver con como volvía en nuestras anteriores escapadas playeras.

Si vas a ir a la playa ya sabes, junto al protector solar que no se te olvide tu bote de polvos del talco.


10 comentarios:

  1. Pero de dónde te has sacado esta idea?!. Qué bueno! jajajajajaja. Me la apunto, por supuesto!!!!. Es el gran descubrimiento del siglo XXI :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea! lo leí por ahí o lo escuché en algún lado, no me acuerdo jajajaja.
      ¡Ya te digo si es un pedazo de descubrimiento!, las caras de mis compis de playa al probarlo son un primor, bueno, la misma que se me quedó a mi la primera vez que lo usé al enterarme del truqui. Ya verás, ya... :D

      Eliminar
  2. Me lo apunto!!!!!!! Que bueno!!!! Como tu, odio la arena y adoro la playa... Ni contigo ni sin ti! Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Joder que idea! Odio la arena. La odio con todas mis fuerzas. Acabas de abrirme todo un mundo de posibilidades XD

    ejem... ahora sólo falta ir a la playa ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya queda menos para el buen tiempo y montarse alguna escapadita ;) sobretodo no te olvides el bote de talco!!! Verás que gustazo!!!

      Eliminar
  4. Gracias por compartirlo! Voy a por el bote de talco ya! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de esas cosas que hay que compartir jeje ^_^

      Eliminar
  5. ANOTADÍSIMO!!!!!
    ahora mismo va pa la bolsa de la playa!jejeje
    gracias!

    ResponderEliminar